ORACION INICIAL


¡Oh María!, durante el bello mes que os está consagrado, todo resuena con vuestro nombre y alabanza. Vuestro santuario resplandece con nuevo brillo, y nuestras manos os han elevado un trono de gracia y de amor, desde donde presidís nuestras fiestas y escuchais nuestras oraciones y votos.

Para honraros, hemos esparcido frescas flores a vuestros pies, y adornado vuestra frente con guirnaldas y coronas. Mas, ¡Oh María!, no os dais por satisfecha con estos homenajes. Hay flores cuya frescura y lozanía jamás pasan, y coronas que no se marchitan. Éstas son las que vos esperais de vuestros hijos, porque el más hermoso adorno de una madre es la piedad de sus hijos, y la más bella corona que pueden depositar a sus pies, es la de sus virtudes.

Sí, los lirios que Vos nos pedís son la inocencia de nuestros corazones. Nos esforzaremos, pues, durante el curso de este mes, consagrado a vuestra gloria, ¡Oh Virgen Santa!, en conservar nuestras almas puras y sin manchas, y en separar de nuestros pensamientos, deseos y miradas aun la sombra misma del mal.

La rosa, cuyo brillo agrada a vuestros ojos, es la caridad, el amor a Dios y a nuestros hermanos. Nos amaremos, pues, los unos a los otros, como hijos de una misma familia, cuya Madre sois, viviendo todos en la dulzura de una concordia fraternal.

En este mes bendito, procuraremos cultivar en nuestros corazones la humildad, modesta flor que os es tan querida, y con vuestro auxilio llegaremos a ser puros, humildes, caritativos, pacientes y resignados.


¡Oh María!, haced producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes; que ellas broten, florezcan y den al fin frutos de gracia, para poder ser algún día dignos hijos de la más Santa y de la mejor de las Madres.

Amén.

ir a la meditación del día de hoy según las fechas en la columna de la izquierda de su pantalla

ORACION FINAL

¡Oh María, Madre de Jesús, nuestro Salvador y nuestra buena Madre! Nosotros venimos a ofreceros, con estos obsequios que colocamos a vuestros pies, nuestros corazones deseosos de seros agradables, y a solicitar de vuestra bondad un nuevo ardor en vuestro santo servicio.

Dígnaos presentarnos a vuestro Divino Hijo, que en vista de sus méritos y a nombre de su Santa Madre, dirija nuestros pasos por el sendero de la virtud. Que haga lucir con nuevo esplendor la luz de la fe sobre los infortunados pueblos que gimen por tanto tiempo en las tinieblas del error. Que vuelvan hacia Él, y cambien tantos corazones rebeldes, cuya penitencia regocijará su corazón y el vuestro. Que convierta a los enemigos de su Iglesia, y que, en fin, encienda por
todas partes el fuego de su ardiente caridad, que nos colme de alegría en medio de las tribulaciones de esta vida, y de esperanza para el porvenir.

Amén.

DIA 1

María, anunciada y prefigurada en el Antiguo Testamento

Apareció un lucero en medio de la oscuridad y anunció al mundo en tinieblas que la Luz estaba para llegar. El nacimiento de la Virgen fue la primera señal de que la Redención estaba ya próxima. «La aparición de Nuestra Señora en el mundo es como la llegada de la aurora que precede a la luz de la salvación, Cristo Jesús; como el abrirse sobre la tierra, toda cubierta del fango del pecado, de la más bella flor que jamás haya brotado en el jardín de la Humanidad: el nacimiento de la criatura más pura, más inocente, más perfecta, más digna de la definición que el mismo Dios, al crearlo, había dado al hombre: imagen de Dios, semejanza de Dios. María nos restituye la figura de la humanidad perfecta» (PABLO VI, Homilía 8-IX-1964). Jamás los ángeles habían contemplado una criatura más bella, nunca la humanidad tendrá nada parecido.
La Virgen Santa María había sido anunciada a lo largo del Antiguo Testamento. En los mismos comienzos de la revelación ya se habla de Ella. En el anuncio de la Redención, después de la caída de nuestros primeros padres (Gen 3, 15), Dios habla a la serpiente, y le dice: Establezco enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y su linaje: él te aplastará la cabeza y tú le acecharás el calcañar. La mujer es en primer lugar Eva, que había sido tentada y había caído; y, en un nivel más profundo, la mujer es María, la nueva Eva, de quien nacerá Cristo, absoluto vencedor del demonio, simbolizado en la serpiente. Frente a su poder, el demonio no podrá hacer nada eficaz. En Ella se dará la mayor enemistad que se pueda concebir en la tierra entre la gracia y el pecado. El Profeta Isaías anuncia a María como la Madre virginal del Mesías (Is 7, 14). San Mateo señalará expresamente el cumplimiento de esta profecía (Mt 1, 22-23).
La Iglesia aplica también a María el elogio que el pueblo de Israel dirigió a Judit, su salvadora: Tú, orgullo de Jerusalén; tú, gloria de Israel; tú, honra de nuestra nación; por tu mano has hecho todo esto; tú has realizado esta hazaña en favor de Israel. Que se complazca Dios en ella. Bendita seas tú del Señor omnipotente por siempre jamás (Jdt 15, 9-10). Palabras que se cumplen en María de modo perfecto. ¿No colaboró María a librarnos de un enemigo mayor que Holofernes, a quien Judit cortó la cabeza? ¿No cooperó a librarnos de la cautividad definitiva? (Cfr. C. POZO, María en la Escritura y la fe de la Iglesia, pp. 32 ss).
La Iglesia refiere también a María otros textos que tratan en primer lugar de la Sabiduría divina; sugieren, sin embargo, que en el plan divino de la salvación, formado desde la eternidad, está contenida la imagen de Nuestra Señora. Antes que los abismos fui engendrada yo, antes que fuesen las fuentes de las aguas (Prov 8, 24). Y como si la Escritura se adelantara recordando el amor purísimo que había de reinar en su Corazón dulcísimo, leemos: Yo soy la Madre del amor hermoso, del temor, de la ciencia y de la santa esperanza. Venid a mí cuantos me deseáis, y saciaos de mis frutos. Porque recordarme es más dulce que la miel... el que me escucha jamás será confundido, y los que me sirven no pecarán (Eclo 24, 24-30). Y, atisbando su Concepción Inmaculada, anuncia el Cantar de los cantares: Eres toda hermosa, amiga mía, no hay tacha en ti (Cant 4, 7). Y el Eclesiástico anuncia de una manera profética: En mí se encuentra toda gracia de doctrina y de verdad, toda esperanza de vida y de virtud (Eclo 24, 25). ««Con cuánta sabiduría la Iglesia ha puesto esas palabras en boca de nuestra Madre, para que los cristianos no las olvidemos! Ella es la seguridad, el Amor que nunca abandona, el refugio constantemente abierto, la mano que acaricia y consuela siempre» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 279). Busquemos nosotros su ayuda y su consuelo en estos días, mientras nos preparamos a celebrar la gran solemnidad de su Concepción Inmaculada.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htm
Novena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Madre del Redentor

DIA 2


Nuestra Señora, luz que ilumina y orienta

Del mismo modo que María está en el amanecer de la Redención y en los mismos comienzos de la revelación, también se encuentra en el origen de nuestra conversión a Cristo, en la santidad personal y en la propia salvación. Por Ella nos llegó Cristo, y por Ella nos han llegado y seguirán derramándose todas las gracias que nos sean necesarias. La Virgen Santísima nos ha facilitado el camino para recomenzar tantas veces y nos ha librado de incontables peligros, que solos no hubiéramos podido superar. Ella nos ofrece todas las cosas que conservaba en su corazón (Lc 2, 51), que miran directamente a Jesús, «a cuyo encuentro nos lleva de la mano» (Cfr. JUAN PABLO II, Homilía 20-X-1979). En María encontró la humanidad la primera señal de esperanza, y en Ella la sigue hallando cada hombre y cada mujer, pues es luz que ilumina y orienta.
Se dice que los navegantes acudían al lucero más luminoso del firmamento cuando andaban desorientados en medio del océano o cuando deseaban comprobar o rectificar el rumbo. A María acudimos nosotros cuando nos sentimos perdidos, cuando queremos rectificar la dirección de la vida para dirigirla derechamente al Señor: es «la estrella en el mar de nuestra vida» (IDEM, Homilía 4-VI-1979). La Liturgia la llama «esperanza segura de salvación», que brilla «en medio de las dificultades de la vida» (Cfr. LITURGIA DE LAS HORAS, Himno de laudes del 15 de agosto), de esas tormentas que llegan sin saber cómo, o en las que nos metemos los hombres por no estar cerca de Dios. Y es San Bernardo el que nos aconseja: «No apartes los ojos del resplandor de esta Estrella si no quieres ser destruido por las borrascas» (16).
De María se origina una luz especial que alumbra el camino que debemos seguir en las diferentes tareas y asuntos de la vida. De modo especial esclarece el espléndido camino de la vocación a la que cada uno ha sido llamado. Cuando se acude a Ella, con rectitud de intención, se acierta siempre en el cumplimiento de la voluntad de Dios. Esta claridad especial que encontramos en María proviene de la plenitud de gracia que llenó su alma desde el primer instante de su Concepción Inmaculada y de su misión de corredentora. Santo Tomás afirma que esta gracia se derrama sobre todos los hombres. «Ya es grande para un santo -afirma- tener tanta gracia que baste para la salvación de muchos, y lo más grande sería tenerla suficiente para salvar a todos los hombres del mundo; esto último ocurre en Cristo, y en la Santísima Virgen» (SANTO TOMAS, Sobre el Avemaría, en Escritos de catequesis, p. 182), por la íntima unión corredentora con su Hijo. Los teólogos distinguen la plenitud absoluta de gracia, que es propia de Cristo; la plenitud de suficiencia, común a todos los ángeles; y la plenitud de superabundancia, que es privilegio de María y que se derrama con largueza sobre sus hijos. «De tal manera es llena de gracia que sobrepasa en su plenitud a los ángeles; por eso, con razón, se la llama María, que quiere decir iluminada (...) y significa además iluminadora de otros, por referencia al mundo entero» (Ibidem), afirma Santo Tomás de Aquino.
Hoy, hacemos el propósito de pedirle ayuda siempre que en nuestra alma nos encontremos a oscuras, cuando debamos rectificar el rumbo de la vida o tomar una determinación importante. Y, como siempre estamos recomenzando, recurriremos a Ella para que nos señale la senda que hemos de seguir, la que nos afirma en la propia vocación, y le pediremos ayuda para recorrerla con garbo humano y con sentido sobrenatural.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: María mírame

DIA 3

«Estrella del mar».

La Virgen fue bendita entre todas las mujeres porque estuvo a cubierto del pecado y de las huellas que el mal deja en el alma: «sólo Ella conjuró la maldición, trajo la bendición y abrió la puerta del paraíso. Por este motivo le va el nombre de María, que significa Estrella del mar; como la estrella del mar orienta a puerto a los navegantes, María dirige a los cristianos a la gloria» (SANTO TOMAS, Sobre el Avemaría, en Escritos de catequesis, p. 182). Así la honra también la Liturgia de la Iglesia: Ave, maris stella!... ¡Salve, estrella del mar!, Madre de Dios excelsa... (Himno Ave, maris stella).
En este en que queremos honrar a Nuestra Madre del Cielo, hacemos el propósito firme, ¡tan grato a Ella!, de recurrir a su intercesión en cualquier necesidad en que nos encontremos, siguiendo el consejo de un Padre de la Iglesia: «Si se levantan los vientos de las tentaciones, si tropiezas con los escollos de la tentación, mira a la estrella, llama a María. Si te agitan las olas de la soberbia, de la ambición o de la envidia, mira a la estrella, llama a María. Si la ira, la avaricia o la impureza impelen violentamente la nave de tu alma, mira a María. Si turbado con la memoria de tus pecados, confuso ante la fealdad de tu conciencia, temeroso ante la idea del juicio, comienzas a hundirte en la sima sin fondo de la tristeza o en el abismo de la desesperación, piensa en María. En los peligros, en las angustias, en las dudas, piensa en María, invoca a María. No se aparte María de tu boca, no se aparte de tu corazón; y para conseguir su ayuda intercesora no te apartes tú de los ejemplos de su virtud. No te descaminarás si la sigues, no desesperarás si la ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiene de su mano, no caerás; si te protege, nada tendrás que temer; no te fatigarás si es tu guía; llegarás felizmente al puerto si Ella te ampara» (SAN BERNARDO, Homilías sobre la Virgen Madre, 2). Bajo su amparo ponemos todos los días de nuestra vida. Ella nos guiará a través de un camino seguro. Cor Mariae dulcissimum iter para tutum.

AVE, MARIS STELLA

Salve, Estrella del mar,
Madre de Dios excelsa,
y siempre intacta Virgen,
del cielo feliz puerta.

Aquel Ave tomando
que de Gabriel oyeras,
en paz nos establece,
mudando el nombre de Eva.

Desata los pecados,
alumbra mentes ciegas,
aleja nuestros males,
todo bien nos impetra.

Muéstranos que eres Madre,
por ti las preces nuestras
reciba el que, naciendo,
por Madre te eligiera.

Virgen singularísima,
entre todas benévola,
libres de culpas, danos
mansedumbre y pureza.

Danos vida sin mancha,
haz segura la senda,
para que, viendo a tu Hijo,
gocemos dicha eterna.

A Dios Padre la gloria,
a Cristo honra suprema,
y al Paráclito santo
igual la gloria sea.

Amén.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

DIA 4


- Santa María, Templo de Dios vivo, enriquecida por los dones del Espíritu Santo.

Dichosa eres, Virgen María, morada consagrada del Altísimo... (Cfr. MISAS DE LA VIRGEN MARIA, La Virgen, templo del Señor. Antífona de comunión).
En las letanías lauretanas llamamos a María Domus aurea, Casa de oro, recinto de muchísimo esplendor. Cuando una familia habita una casa y la convierte en un hogar, éste refleja las peculiaridades, aficiones y preferencias de sus habitantes. La casa y quienes la habitan constituyen una cierta unidad, como el cuerpo y el vestido, como el conocimiento y la acción. En el Antiguo Testamento, el Tabernáculo primero, y más tarde el Templo, era la Casa de Dios, donde tenía lugar el encuentro de Yahvé con su Pueblo. Cuando Salomón decidió construir el Templo, los Profetas especificaron los materiales nobles que se habían de emplear, la abundancia de madera de cedro en el interior, revestida de oro... Lo mejor que tenían a su alcance había de emplearse en su construcción, y los mejores artífices serían los que trabajarían en él. Cuando llegó la plenitud de los tiempos y Dios decretó su venida al mundo, preparó a María como la criatura adecuada donde Él iba a habitar durante nueve meses, desde su Encarnación hasta el Nacimiento en Belén. En Ella, Dios dejó la huella de su poder y de su amor. María, Domus aurea, el nuevo Templo de Dios, fue revestida de una hermosura tan grande que otra mayor no fue posible. Su Concepción Inmaculada y todas las gracias y dones con que Dios enriqueció su alma estaban dirigidos en orden a su Maternidad divina (Cfr. SANTO TOMAS, Suma Teológica).
Se comprende bien que el Arcángel Gabriel, al saludar a María, se mostrara lleno de respeto y de veneración, pues comprendió la inmensa excelencia de la Virgen y su intimidad con Dios. La gracia inicial de María, que la disponía para su Maternidad divina, fue superior a la de todos los Apóstoles, mártires, confesores y vírgenes juntos, los que han vivido y los que vivirán hasta el fin de los tiempos, más que todas las almas santas y que todos los ángeles creados desde el origen del mundo (Cfr. R. GARRIGOU-LAGRANGE, La Madre del Salvador, p. 411 ss). Dios preparó una criatura humana de acuerdo a la dignidad de su Hijo.

Cuando decimos que María tiene una dignidad «casi infinita» se quiere indicar que es la criatura más cercana a la Santísima Trinidad y que gozó de un honor y majestad altísimos, del todo singulares. Es la Hija primogénita del Padre, la predilecta, como ha sido llamada tantas veces en la tradición de la Iglesia y ha repetido el Concilio Vaticano II (Cfr. CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, 53). Con Jesucristo, Hijo de Dios, Nuestra Señora mantiene la estrecha vinculación de la consanguinidad, que le hace tener con Él unas relaciones absolutamente propias. Del Espíritu Santo es María Templo y Sagrario (Cfr. JUAN PABLO II, Enc. Redemptoris Mater, 25-III-1987, 9). ¡Qué alegría poder contemplar siempre, pero de modo particular en estos días de la Novena a la Inmaculada, que tenemos una Madre tan cercana a Dios, tan pura y bella, tan próxima a nosotros! «-¡Cómo gusta a los hombres que les recuerden su parentesco con personajes de la literatura, de la política, de la milicia, de la Iglesia!...

»-Canta ante la Virgen Inmaculada, recordándole:

»Dios te salve, María, hija de Dios Padre: Dios te salve, María, Madre de Dios Hijo: Dios te salve, María, Esposa de Dios Espíritu Santo... ¡Más que tú, sólo Dios!» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 496).
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Canto a María

DIA 5

Los dones de entendimiento, ciencia y sabiduría en Nuestra Señora.


El alma de María fue singularmente enriquecida por los dones del Espíritu Santo, que son como las joyas más preciadas que Dios puede comunicar a la criatura. Con ellos, en grado sumo, Dios embelleció la morada de su Hijo.

Por el don de entendimiento, que tuvo en mayor grado que cualquier otra criatura, María conoció, con una fe pura radicada en la autoridad de Dios, que su virginidad le era sumamente grata. Su mirada profundizó con la máxima hondura en el sentido oculto de las Escrituras, y comprendió enseguida que el saludo del ángel era estrictamente mesiánico y que la Trinidad Beatísima la había designado como Madre del Mesías tanto tiempo esperado. Luego tendrá sucesivas iluminaciones que confirmarán el cumplimiento de las promesas divinas de salvación y comprenderá que «deberá vivir en el sufrimiento su obediencia de fe al lado del Salvador que sufre, y que su maternidad será oscura y dolorosa» (JUAN PABLO II, Enc. Redemptoris Mater, cit., 16 ).

Este don de entendimiento está íntimamente unido a la pureza de alma. Por eso se relaciona con la bienaventuranza de los limpios de corazón, que verán a Dios (Mt 5, 8). El alma de María, la Purísima, estuvo especialmente iluminada para encontrar el querer de Dios en todos los sucesos. Nadie conoce mejor que Ella lo que Dios espera de cada hombre; por eso es nuestra mejor aliada en las peticiones a Dios en medio de nuestras necesidades.

El don de ciencia amplió aún más la mirada de la fe de María. Por medio de él, la Virgen contemplaba en las realidades cotidianas las huellas de Dios en el mundo como caminos para ir al Creador, juzgaba con rectitud la relación que tenían todas las cosas y acontecimientos con respecto a la salvación. A María, influenciada por este don, todo le hablaba de Dios, todo la llevaba a Dios (Cfr. J. POLO, María y la Santísima Trinidad, folleto MC nº 460, Madrid 1987, p. 29). También entendió mejor que nadie la tremenda realidad del pecado; por eso sufrió como ninguna otra criatura por los pecados de los hombres. Intimamente asociada al dolor de su Hijo, padeció con Él «cuando moría en la Cruz, cooperando en forma del todo singular en la restauración de la vida sobrenatural de las almas» (CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, 61).

El don de sabiduría perfeccionó en la Virgen la virtud de la caridad, y la llevó a tener un conocimiento gustoso y experimental de lo divino y a mirar y gozar en su intimidad los misterios que hacían referencia especialmente al Mesías, su Hijo. Era la suya una sabiduría amorosa, infinitamente superior a la que se puede obtener en los tratados más profundos de la Teología. Veía, contemplaba, amaba, lo ordenaba todo de acuerdo con esa experiencia divina; juzgaba con la luz poderosa y amorosa que llenaba su corazón. Siempre estuvo colmada de esta luz sobrenatural y de este amor. Si se lo pedimos con insistencia en estos días, Ella nos lo conseguirá, pues «entre los dones del Espíritu Santo, diría que hay uno del que tenemos especial necesidad todos los cristianos: el don de sabiduría que, al hacernos conocer a Dios y gustar de Dios, nos coloca en condiciones de poder juzgar con verdad sobre las situaciones y las cosas de esta vida» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 133).
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Santa María del Camino

DIA 6

Los dones de prudencia, piedad, fortaleza y santo temor de Dios.

El don de consejo perfeccionó la virtud de la prudencia en la Virgen y la llevó a descubrir con prontitud la Voluntad de Dios en las situaciones ordinarias de la vida. Por influencia de este don, la Virgen actuó siempre con facilidad y como al dictado de Dios (Cfr. J. POLO, o. c., p. 39). Nuestra Señora se dejó llevar con docilidad en las grandes cosas que Dios le pidió y en los detalles menudos de cada día.

En el Evangelio vemos cómo nuestra Madre Santa María se movió continuamente por esta luz del Espíritu Santo. Aunque vivió la mayor parte de su existencia terrena en el retiro de Nazareth, cuando su presencia es necesaria junto a su prima Santa Isabel, va con prisa (Lc 1, 39) para estar a su lado. Ocupa en el Evangelio un lugar discreto, pero está con los discípulos cuando éstos la necesitan después de la Muerte de Jesús, y luego espera con ellos la venida del Espíritu Santo. María está al pie de la Cruz, pero no va al sepulcro con las otras santas mujeres: en la intimidad de su alma sabe que no encontrarán allí el Cuerpo amadísimo de su Hijo, porque ya ha resucitado. Nuestra Señora vivió entregada a los pequeños menesteres de una madre que cuida de la familia, y se da cuenta antes que nadie de la falta de vino en las bodas de Caná: su vida contemplativa le hace estar pendiente de lo pequeño que ocurre a su alrededor. Ella es la Madre del Buen Consejo -Mater boni consilii-, que nos ayudará, en las mil pequeñas incidencias del día, a descubrir y secundar el querer de Dios.

El don de piedad dio a la Virgen una especie de instinto filial que afectaba profundamente todas sus relaciones con Jesús: en la oración, a la hora de pedir, en la manera como se enfrentaba a los diversos acontecimientos, no siempre agradables...

María se sintió siempre Hija de Dios, y este sentimiento profundo fue creciendo en Ella continuamente, hasta el fin de su vida mortal. Pero, a la vez, se sentía Madre de Dios y Madre de los hombres. Filiación y Maternidad estaban hondamente empapadas por la piedad. Ella nos querrá siempre, porque somos sus hijos. Y la madre está más cerca del hijo enfermo, del que más la necesita.

La gracia divina se derramó sobre Nuestra Señora de modo abundantísimo, y encontró una cooperación y docilidad excepcional y sólo propia de Ella, viviendo con heroísmo la fidelidad a los pequeños deberes de todos los días y en las pruebas grandes. Dios dispuso para Ella una vida sencilla, como las demás mujeres de su tierra y de su época; también pasó por las mayores amarguras que haya podido sufrir una criatura, excepto su Hijo, que fue el Varón de dolores anunciado por el Profeta Isaías (Is 53, 3). Por el don de fortaleza, que recibió en grado máximo, pudo llevar con paciencia las contradicciones diarias, los cambios de planes... Hizo frente a las dificultades calladamente, pero con entereza y valentía. Por esta fortaleza estuvo de pie ante la Cruz (Cfr. Jn 19, 25). La piedad cristiana, venerando esta actitud de dolor y de fortaleza, la invoca como Reina de los mártires, Consoladora de los afligidos...

Finalmente, el Espíritu Santo la adornó con el santo temor de Dios, que en María fue sólo una reverencia filial de altísima intimidad con el Señor, que la llevó de continuo a una profunda actitud de adoración ante la infinitud de Dios, de quien lo había recibido todo. Por eso se llama a sí misma la Esclava del Señor. Y, a la vez, Ella sabía muy bien que era la Madre de Jesús, la Madre de Dios, y también nuestra Madre.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: En tu regazo, Madre

DIA 7


La vocación de María.

Se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava (MISAS DE LA VIRGEN MARIA. Santa María esclava del Señor. Antífona de entrada. Lc 1, 47-48).


Cuando llegó la plenitud de los tiempos fue enviado el Angel Gabriel de parte de Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazareth (Lc 1, 26). Se dirige a quien más amaba en la tierra y lo hace a través de un mensajero excepcional, pues muy especial es el mensaje que comunica: No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios... (Lc 1, 30-33), le dice el Arcángel San Gabriel.
La Virgen, como fruto de su meditación, conocía bien la Escritura y los pasajes que hacían referencia al Mesías, y le eran familiares las diversas formas empleadas para designarle. Además, a este conocimiento se unía su extraordinaria sensibilidad interior para todo lo que hacía referencia al Señor. En un momento, por una particular gracia, le fue revelado a Nuestra Señora que iba a ser Madre del Mesías, del Redentor del que habían hablado los Profetas. Ella iba a ser aquella Virgen anunciada por Isaías (Is 7, 14), que concebiría y daría a luz al Emmanuel, al Dios con nosotros.
La respuesta de la Virgen es una reafirmación de la entrega a la voluntad divina: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra (Lc 1, 38). «Puede decirse que este consentimiento suyo para la maternidad es sobre todo fruto de la donación total a Dios en la virginidad (...). Y toda su participación materna en la vida de Jesucristo, su Hijo, la vivió hasta el final de acuerdo con su vocación a la virginidad» (JUAN PABLO II, Enc. Redemptoris Mater, 25-III-1987, 39.), que por moción del Espíritu Santo había consagrado al Señor.
Desde el momento en que Nuestra Señora dio su consentimiento, el Verbo de Dios, la Segunda Persona de la Trinidad Beatísima, tomó carne en sus entrañas purísimas. Y esto es lo más admirable y asombroso que ha ocurrido desde la Creación del mundo. Y sucede en un pequeño pueblo desconocido, en la intimidad de María. La Virgen comprendió su vocación, los planes de Dios sobre Ella. Ahora sabía el motivo de tantas gracias del Señor, por qué había sido siempre tan sensible a las inspiraciones del Espíritu Santo, la razón de sus cualidades. «Todos los menudos sucesos que constituyen la urdimbre de la existencia, a la vez que la existencia misma en su totalidad, cobraron un relieve desusado, y al conjuro de las palabras del Angel todo tuvo una explicación absoluta, más que metafísica, sobrenatural.
»Fue como si, de pronto, se hubiese colocado en el centro del universo, más allá del tiempo y del espacio» (F. SUAREZ, La Virgen Nuestra Señora, p. 19.). Y Ella, una adolescente, no titubea ante la grandeza inconmensurable de ser la Madre de Dios, porque es humilde y confía en su Dios, al que se ha dado sin reservas. La Virgen Santa María es «Maestra de entrega sin límites (...). Pídele a esta Madre buena que en tu alma cobre fuerza -fuerza de amor y de liberación- su respuesta de generosidad ejemplar: "ecce ancilla Domini!" -he aquí la esclava del Señor» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Surco, n. 33). Señor, cuenta conmigo para lo que quieras. No quiero poner límite alguno a tu gracia, a lo que me vas pidiendo cada día, cada año. Nunca dejas de pedir, nunca dejas de dar.

(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Angelus

DIA 8


Dios nos llama.

«Este hecho fundamental de ser la Madre del Hijo de Dios supone, desde el principio, una apertura total a la persona de Cristo, a toda su obra y misión» (JUAN PABLO II, loc. cit.- ). En este día de la Novena a la Inmaculada, la Virgen nos enseña a estar siempre abiertos a Dios en una entrega plena a la llamada que cada uno recibe del Señor. Ésta es la grandeza de una vida: poder decir al término de la misma: Señor, he procurado cumplir siempre tu voluntad, no he tenido otro fin aquí en la tierra.
La vocación a la que hemos sido llamados es el mayor don recibido de Dios, para lo que nos ha creado, lo que nos hace felices, para lo que ha dispuesto desde la eternidad las gracias necesarias. A todos nos llama Dios, y algo importante a sus ojos quiere de nosotros, desde el momento en que creó, directamente, un alma inmortal irrepetible y la infundió en el cuerpo que recibimos también de Él, a través de nuestros padres. En conocer la voluntad de Dios y llevarla a cabo consiste la grandeza del hombre, que se hace entonces colaborador de Dios en la obra de la Creación y de la Redención. Encontrar la propia vocación es encontrar el tesoro, la perla preciosa (Cfr. Mt 13, 44-46). Gastar todas nuestras energías en ella es encontrar el sentido de la vida, la plenitud del ser. A unos pocos llama Dios a la vida religiosa o al sacerdocio; «a la gran mayoría, los quiere en medio del mundo, en las ocupaciones terrenas. Por lo tanto, deben estos cristianos llevar a Cristo a todos los ámbitos donde se desarrollan las tareas humanas: a la fábrica, al laboratorio, al trabajo de la tierra, al taller del artesano, a las calles de las grandes ciudades y a los senderos de montaña», y allí deben «actuar de modo que, a través de las acciones del discípulo, pueda descubrirse el rostro del Maestro» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 105).
Contemplando la vocación de Santa María comprendemos mejor que los llamamientos que hace el Señor son siempre una iniciativa divina, una gracia que parte del Señor: No me habéis elegido vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros (Jn 15, 16.). No pocas veces se cumplen al pie de la letra las palabras de la Escritura: Mis caminos no son vuestros caminos... (Is 55, 8). Lo que habíamos forjado en nuestra imaginación, con tanta ilusión quizá, poco tiene que ver a veces con los proyectos del Señor, que son siempre más grandes, más altos y más bellos.
La vocación no es tampoco la culminación de una vida de piedad intensa, aunque normalmente sea necesario un clima de oración y de amor para entender lo que Dios nos dice calladamente, sin mucho ruido. No siempre coincide con nuestras inclinaciones y gustos, de ordinario demasiado humanos y a ras de tierra. No pertenece la vocación al orden del sentimiento, sino al orden del ser; es algo objetivo que Dios nos tiene preparado desde siempre. En cada hombre, en cada mujer, se cumplen las palabras que San Pablo dirige a los cristianos de Éfeso (Ef 1, 4), y que en tantas ocasiones hemos meditado: Elegit nos in ipso ante mundi constitutionem..., nos eligió el Señor, ya antes de la constitución del mundo, para que fuéramos santos en su presencia.Dios busca para sus obras, de ordinario, a personas corrientes, sencillas, a las que comunica las gracias necesarias. Enseña Santo Tomás de Aquino, aplicándolo a la Virgen, pero válido para todos, que «a quienes Dios elige para una misión los dispone y prepara de suerte que sean idóneos para desempeñar la misión para la que fueron elegidos» (SANTO TOMAS, Suma Teológica, 3, q. 27, a. 4 c). Por eso, si alguna vez se hace cuesta arriba nuestro cometido, siempre podremos decir: porque tengo vocación para esta misión, tengo las gracias necesarias y saldré adelante. Dios me ayudará si yo pongo lo que esté de mi parte.
El Señor puede preparar una vocación desde lejos, quizá desde la misma niñez, pero también se puede presentar de un modo súbito e inesperado, como le ocurrió a San Pablo en el camino de Damasco (Cfr. Hech 9, 3). Dios se suele valer de otras personas para preparar una llamada definitiva o para darla a conocer. Con frecuencia son los mismos padres los que, sin apenas darse cuenta, cumpliendo su misión de educadores en la fe, disponen el terreno en el que germinará la semilla de la vocación, que sólo Dios pone en el corazón. ¡Qué grandeza ser así instrumentos de Dios! ¿Qué no hará el Señor por ellos? Otras veces se vale de un amigo, de una moción interior que penetra como espada de dos filos, y, frecuentemente, de ambas cosas a la vez. Si existe un verdadero deseo de conocer la voluntad de Dios, si se ponen los medios sobrenaturales y el alma se abre en la dirección espiritual, Dios da entonces muchas más garantías para acertar en la propia llamada que en cualquier otro asunto. «¿Quieres vivir la audacia santa, para conseguir que Dios actúe a través de ti? -Recurre a María, y Ella te acompañará por el camino de la humildad, de modo que, ante los imposibles para la mente humana, sepas responder con un "fiat!" -«hágase!, que una la tierra al Cielo» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Surco, n. 124). Audacia que será necesaria en el momento en que el alma responde a Dios y sigue la vocación, y luego muchas veces a lo largo de la vida, porque Dios nos llama cada día, cada hora. Y en alguna ocasión nos encontraremos con «imposibles», que dejarán de serlo si somos humildes y contamos con la gracia, como hizo Nuestra Madre Santa María.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Junto a Tí, María

DIA 9


Medios para conocer la voluntad del Señor

La Virgen nos enseña que para acertar en el cumplimiento de la voluntad divina («qué tristeza si nos hubiéramos empeñado -por unos caminos u otros- en hacer nuestro propio capricho!) es necesaria una disponibilidad completa. Sólo podemos cooperar con Dios cuando nos entregamos completamente a Él, dejándole actuar sobre nuestra vida con entera libertad. «Dios no puede comunicar su voluntad si, primeramente, no hay en el alma de la criatura esta presentación íntima, esta consagración profunda. Dios respeta siempre la libertad humana, no actúa directamente ni se impone sino en la medida en que nosotros le dejamos actuar» (M. D. PHILIPPE, Misterio de María, pp. 86-87.).
También nos indica la vida de la Virgen que para oír al Señor en cada circunstancia debemos cuidar con esmero el trato con Él: ponderar, como Ella, las cosas en nuestro corazón, darles peso y contenido bajo la mirada de Jesús: aprender a relacionar, subir el punto de mira de nuestros ideales. Junto a la oración, la dirección espiritual puede ser una gran ayuda para entender lo que Dios quiere y va queriendo de nosotros. Y, siempre, el desprendimiento de gustos personales para adherirnos con firmeza a aquello que Dios nos pide, aunque alguna vez pueda parecernos difícil y arduo.
La respuesta de la Virgen es como un programa de lo que será después toda su vida: Ecce ancilla Domini... Ella no tendrá otro fin que cumplir la voluntad de Dios. Nosotros podemos darle hoy a la Virgen un sí para que lo presente a su Hijo, sin reservas y sin condiciones, aunque alguna vez nos pueda costar.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: Oh María, Madre Mía

DIA 10

La alegría verdadera llega al mundo con María


Oh Dios, que, por la encarnación de tu Hijo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, a los que veneramos a su Madre, causa de nuestra alegría, permanecer siempre en el camino de tus mandamientos, para que nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría (MISAS DE LA VIRGEN MARIA, II. Misa de Santa María, Causa de nuestra alegría. Oración colecta).

En Dios está la alegría verdadera, y lo que nos llega de Él viene siempre con este gozo. Cuando Dios hizo el mundo de la nada, todo fue una fiesta, y de modo particular cuando creó el hombre a imagen y semejanza suya. Hay un gozo contenido en la expresión con que concluye el relato de la creación: Y vio Dios que era muy bueno cuanto había hecho (Gen 1, 31). Nuestros primeros padres gozaban de cuanto existía y exultaban en amor, alabanza y gratitud a Dios. No conocían la tristeza.

Pero llegó el primer pecado, y con él algo perturbador cayó sobre el corazón humano. La pesadumbre vino a sustituir en el hombre a la clara y luminosa alegría, y la tristeza se infiltró en lo más íntimo de las cosas. Con la Concepción Inmaculada de María vino al mundo, silenciosamente, el primer destello de alegría auténtica. Su nacimiento fue de inmenso gozo para la Trinidad Beatísima, que miraba complacida al mundo porque en él estaba María. Y con el fiat de Nuestra Señora, por el que dio su asentimiento a los planes divinos de la redención, llenó su corazón más plenamente de la alegría de Dios, y ese gozo, que tiene su origen en la Santísima Trinidad, se ha desbordado a la humanidad entera. Cuando Dios «quiere trabajar un alma, elevarla a lo más alto de su amor, la instala primeramente en su alegría» (M. D. PHILIPPE, Misterio de María, p. 134). Esto lo hizo con la Virgen Santísima; y la plenitud de este gozo es doble: en primer lugar porque está llena de gracia, llena de Dios, como ninguna otra criatura lo ha estado ni lo llegará a estar; en segundo lugar, porque desde el momento de su asentimiento a la embajada del Angel, el Hijo de Dios ha tomado carne en sus purísimas entrañas: con Él llegó toda la alegría verdadera a los hombres. El anuncio de su nacimiento en Belén se llevará a cabo con estas significativas palabras: No temáis, pues vengo a anunciaros una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: hoy os ha nacido en la ciudad de David el Salvador, que es el Cristo, el Señor (Lc 2, 10-11). Cristo es el gran contento, que barre las tristezas del corazón; Nuestra Señora fue la Causa de nuestra alegría verdadera, porque con su asentimiento nos dio a Cristo, y actualmente, cada día, nos lleva a Él y nos lo vuelve a entregar. El camino de la vida interior conduce a Jesús a través de María. La alegría -no podemos olvidarlo jamás- es estar con Jesús, aunque nos rodeen por todas partes dolores y contradicciones; la única tristeza sería no tenerle. «Esta experiencia viva de Cristo y de nuestra unidad es el lugar de la esperanza y es, por tanto, fuente de gusto por la vida; y de este modo, hace posible la alegría; una alegría que no se ve obligada a olvidar o a censurar nada para tener consistencia» (L. GIUSSANI, La utopía y la presencia, en Revista 30 DIAS, VIII-IX/1990, p. 9.).
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: Angelus

DIA 11

Ella nos enseña a ser motivo de alegría para los demás

La Virgen lleva la alegría allí donde va. Y en cuanto oyó Isabel el saludo de María, el niño saltó de gozo en su seno, e Isabel quedó llena del Espíritu Santo (Lc 1, 41). Es la proximidad de María, que lleva en su seno al Hijo de Dios, la causa de tanto alborozo en aquella casa, que hasta el Bautista aún no nacido muestra su alegría en el vientre de su madre. «Estando presente el Señor no puede contenerse -escribe San Juan Crisóstomo- ni soporta esperar los plazos de la naturaleza, sino que trata de romper la cárcel del seno materno y se cuida de dar testimonio de que el Salvador está a punto de llegar» (SAN JUAN CRISOSTOMO, Sermón recogido por Metafrasto).

La Virgen nos enseña a ser causa de alegría para los demás en el seno de la familia, en el trabajo, en las relaciones con aquellos a quienes tratamos, aunque sea por poco tiempo, con motivo de una entrevista, de un viaje, de esos pequeños favores que hacen más llevadero el tráfico difícil de la gran ciudad o la espera de un medio de transporte público que tarda en llegar. Debe sucedernos como a esas fuentes que existen en muchos pueblos, donde acuden por agua las mujeres del lugar. Unas llevan cántaros grandes, y la fuente los llena; otros son más pequeños, y también se vuelven repletos hasta arriba; otros van sucios, y la fuente los limpia... Siempre se cumple que todo cántaro que va a la fuente vuelve lleno. Y así ha de ocurrir con nuestra vida: cualquier persona que se nos acerque se ha de ir con más paz, con alegría. Todo aquel que nos visite porque estemos enfermos, o por razón de amistad, de vecindad, de trabajo..., se ha de volver algo más alegre. A la fuente, normalmente, le llega el agua de otro lugar. El origen de nuestra alegría está en Dios, y la Virgen nos lleva a Él. Cuando una fuente no da agua se llena de muchas suciedades; como el alma que ha dejado de ser manantial de paz para los demás, porque posiblemente no están claras sus relaciones con el Señor. «¿No hay alegría? -Piensa: hay un obstáculo entre Dios y yo. -Casi siempre acertarás» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 662). Y una vez descubierto, Nuestra Señora nos ayudará a quitarlo.

La alegría -enseña Santo Tomás de Aquino- nace del amor (SANTO TOMAS, Suma Teológica, 2-2, q. 28, a. 4). Y tanta fuerza tiene el amor «que olvidamos nuestro contento por contentar a quien amamos. Y verdaderamente es así, que, aunque sean grandísimos trabajos, entendiendo contentamos a Dios, se nos hacen dulces» (SANTA TERESA, Libro de las Fundaciones, 5, 10). El trato con Jesús nos hace pasar por encima de las diferencias o pequeñas antipatías que podrían surgir en algún momento, para llegar al fondo del alma de quienes tratamos, frecuentemente sedientos de una sonrisa, de una palabra amable, de una contestación cordial.

En este día de la Novena a la Inmaculada podemos examinar cómo es nuestra alegría, si es camino para que otros encuentren a Dios, si somos luz y no cruz para con quienes tenemos habitualmente una relación más intensa. Hoy podemos ofrecer a Nuestra Señora el propósito firme y sincero de ser motivo de alegría para otros, de «hacer amable y fácil el camino a los demás, que bastantes amarguras trae consigo la vida» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Surco, n. 63). Es un modo cordial de imitar a la Virgen, que nos sonreirá desde el Cielo y nos alentará a seguir por ese camino, en el que enseguida encontraremos a su Hijo. Y esto en los días en los que alegrar a los demás nos resulta fácil, y también en aquellos en los que, por cansancio o porque llevemos alguna sobrecarga, nos cueste un poco más. En esas ocasiones nos ayudará especialmente nuestra Madre del Cielo.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Magnificat

DIA 12

Echar fuera toda tristeza

Quienes estuvieron cerca de Nuestra Señora participaron del inmenso gozo y de la paz inefable que llenaba su alma, pues en todo se reflejaba «la riqueza y hermosura con que Dios la ha engrandecido. Principalmente por estar salvada y preservada en Cristo y reinar en Ella la vida y el amor divino. A ello aluden otras advocaciones de nuestra letanía: Madre amable, Madre admirable, Virgen prudentísima, poderosa, fiel... Siempre una nueva alegría brota de Ella, cuando está ante nosotros y la miramos con respeto y amor. Y si entonces alguna migaja de esa hermosura viene y se adentra en nuestra alma y la hace también hermosa, ¡qué grande es nuestra alegría!» (F. M. MOSCHNER, Rosa mística, Rialp, Madrid 1957, p. 180). ¡Qué fácil nos resulta imaginar cómo todos los que tuvieron la dicha de conocerla desearían estar cerca de Ella! Los vecinos se acercarían con frecuencia a su casa, y los amigos, y los parientes... Ninguno oyó de sus labios quejas o acentos pesimistas o quejumbrosos, sino deseos de servir, de darse a los demás.

Cuando el alma está alegre -con penas y lágrimas, a veces- se vierte hacia fuera y es estímulo para los demás; la tristeza, por el contrario, oscurece el ambiente y hace daño. Como la polilla al vestido y la carcoma a la madera, así la tristeza daña al corazón del hombre (Prov 25, 20); y daña también a la amistad, a la vida de familia..., a todo. Predispone al mal; por eso se ha de luchar enseguida contra ese estado de ánimo si alguna vez pesa en el corazón: Anímate, pues, y alegra tu corazón, y echa lejos de ti la congoja; porque a muchos mató la tristeza. Y no hay utilidad en ella (Ecl 30, 24-25). El olvido de sí mismo, no andar excesivamente preocupado en los propios asuntos, que pocas veces son demasiado importantes, confiar más en Dios, es condición necesaria para estar alegres y servir a quienes nos rodean. Quien anda preocupado de sí mismo difícilmente encontrará la alegría, que es apertura a Dios y a los demás. Por el contrario, nuestro gozo será en muchas ocasiones camino para que otros encuentren al Señor.

La oración abre el alma al Señor, y de ella puede arrancar la aceptación de una contrariedad, causa, quizá, de ese estado triste, o dejar eso que nos preocupa en las manos de Dios, o nos puede llevar a ser más generosos, a hacer una buena Confesión, si la tibieza o el pecado han sido la causa del alejamiento del Señor y de la tristeza y el malhumor.

Terminamos nuestra oración dirigiéndonos a la Virgen: «Causa nostrae laetitiae!, «Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros! Enséñanos a saber recoger, en la fe, la paradoja de la alegría cristiana, que nace y florece del dolor, de la renuncia, de la unión con tu Hijo crucificado: haz que nuestra alegría sea siempre auténtica y plena, para poderla comunicar a todos» (JUAN PABLO II, Homilía 31-V-1979).

Ofrezcamos a nuestra Madre del Cielo en este día de la Novena el propósito firme de rechazar siempre la tristeza y de ser causa de paz y de alegría para los demás.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


DIA 13

Siempre con Jesús. Vida de oración
María, por su parte, guardaba estas cosas y las meditaba en su corazón (Lc 2, 19). Su Madre conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón (Lc 2, 51). Por dos veces el Evangelista hace referencia a esta actitud de María ante los acontecimientos que se van sucediendo: en la Nochebuena de Belén, y en Nazareth a la vuelta de Jerusalén, después de encontrar a Jesús en el Templo. La insistencia del Evangelista parece ser el eco de la repetida reflexión de María, quien debió contarlo a los Apóstoles después de la Ascensión de Jesús al Cielo.

La Virgen conserva y medita. Sabe de recogimiento interior, y valora, guarda en su intimidad y hace tema de su oración los sucesos grandes y pequeños de su vida. Esta plegaria continua de María es como el aroma de la rosa «que constantemente se eleva hacia Dios. Esta elevación suya no cesa jamás, tiene una frescura igual a la primera; es siempre jubilosamente nueva y virginal. Si la brisa de nuestras plegarias o los vientos tormentosos de este mundo pasan junto a Ella y la rozan, el perfume de la oración se levanta entonces más fuerte y perceptible; se convierte en intercesora incluyendo nuestra oración en la suya para presentarla al Padre en Cristo Jesús, su Hijo» (F. M. MOSCHNER, Rosa mística, p. 201).

Cuando estaba aquí en la tierra todo lo hacía en referencia a su Hijo: cada vez que hablaba a Jesús oraba, pues eso es la oración: hablar con Dios; y cuando le miraba, y siempre que le sonreía o pensaba en Él.

En Caná de Galilea, en las bodas de aquellos parientes o amigos, nos enseña con qué delicadeza e insistencia se debe pedir. «Era su Madre, le había acunado en sus brazos, y, con todo, se abstiene de indicarle lo que puede hacer. Expone la necesidad y deja todo lo demás a su arbitrio, segura de que la solución que dé al problema, cualquiera que sea, y en cualquier sentido, es la mejor, la más indicada, la que lo resuelve de manera más conveniente. Deja al Señor el campo totalmente libre para que haga sin compromisos ni violencias su voluntad, pero es porque Ella estaba segura de que su voluntad era lo más perfecto que podía hacerse y lo que de verdad resolvía el asunto. No le ata las manos forzándole a adoptar un camino, a hacer algo determinado: confía en su sabiduría, en su superior conocimiento, en su visión más amplia y profunda de las cosas que abarca aspectos y circunstancias que Ella podía, quizá, desconocer. Ni siquiera se planteó Nuestra Señora la cuestión de que a lo mejor Él no consideraba conveniente intervenir: expone lo que ocurre y lo deja en sus manos. Y es que la fe deja a Dios comprometido con más fuerza que los argumentos más sagaces y contundentes» (F. SUAREZ, La Virgen Nuestra Señora, pp. 266-267).

Al pie de la Cruz nos anima a estar siempre junto a Cristo, en oración silenciosa, en los momentos más duros de la vida. La última noticia que de Ella nos dan los Evangelios nos refiere que se encuentra con los Apóstoles, orando juntamente con ellos (Hech 1, 14), en espera de la llegada del Espíritu Santo. El mismo Señor debió de aprender de su Madre muchas oraciones que se habían transmitido en el pueblo de Israel de generación en generación, de modo parecido a las que nosotros aprendimos de nuestras madres.

«El Santo Evangelio, brevemente, nos facilita el camino para entender el ejemplo de Nuestra Madre: María conservaba todas estas cosas dentro de sí, ponderándolas en su corazón (Lc 2, 19). Procuremos nosotros imitarla, tratando con el Señor, en un diálogo enamorado, de todo lo que nos pasa, hasta de los acontecimientos más menudos. No olvidemos que hemos de pesarlos, valorarlos, verlos con ojos de fe, para descubrir la Voluntad de Dios» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 285). A eso ha de llevarnos nuestra meditación diaria: a identificarnos plenamente con Jesús; a darle un contenido divino a los pequeños acontecimientos diarios.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: Regina Caeli


DIA 14

Aprender a rezar.

El aroma de nuestra oración ha de subir constantemente a nuestro Padre Dios. Es más, le pedimos a Nuestra Señora -que ya está en el Cielo en cuerpo y alma- que diga a Jesús constantemente cosas buenas de nosotros: Recordare, Virgo Mater..., in conspectu Domini, ut loquaris pro nobis bona... Acuérdate, Madre de Dios, cuando estés en la presencia del Señor, de hablarle cosas buenas de nosotros (Cfr. Graduale Romanum, 1979, p. 422). Y Ella, desde el Cielo, nos alienta siempre a no dejar jamás la oración, el trato con Dios, pues es nuestra fortaleza diaria.

Debemos aprender a tratar cada vez mejor al Señor en la oración mental -esos ratos que dedicamos a hablarle calladamente de nuestros asuntos, a darle gracias, a pedirle ayuda, a decirle que le amamos...- y mediante la oración vocal, empleando muchas veces las que han servido a tantas generaciones para elevar su corazón y sus peticiones al Señor y a su Madre Santísima, y quizá con esas otras que aprendimos de labios de nuestra madre.

La oración nos hace fuertes contra las tentaciones. A veces, podremos oír también nosotros las mismas palabras que Jesús dirigió a sus discípulos en Getsemaní: ¿Por qué dormís? Levantaos y orad para no caer en tentación (Lc 22, 46). Hemos de rezar siempre, pero hay momentos en los que debemos intensificar esa oración, cuidarla mejor, esmerarnos en prestar más atención..., porque quizá son mayores las dificultades familiares o en el trabajo, o son más fuertes las tentaciones. Ella nos mantiene vigilantes ante el enemigo que acecha, nos ayuda a trabajar mejor, a cumplir las obligaciones y deberes con la familia y con la sociedad, a tratar mejor a los demás.

La Virgen Santa María nos enseña hoy a ponderar en nuestro corazón, a darle sentido en la presencia de Dios a todo aquello que constituye nuestra vida: lo que nos parece una gran desgracia, las pequeñas penas normales de toda vida, las alegrías, el nacimiento de un hijo o de un hermano, la muerte de un ser querido, las incidencias del trabajo o de la vida familiar, la amistad... También, como María, nos acostumbramos a buscar al Señor en la intimidad de nuestra alma en gracia. «Gózate con Él en tu recogimiento interior. Alégrate con Él, ya que le tienes tan cerca.

»Deséale ahí; adórale ahí; no vayas a buscarle fuera de ti porque te distraerás y cansarás y no le hallarás; no le podrás gozar con más certeza, ni con más rapidez ni más cerca que dentro de ti» (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual, 1, 8).

Ninguna persona de este mundo ha sabido tratar a Jesús como su Madre; y, después de Ella, San José, quien pasó largas horas mirándole, contemplándole, hablando con Él de las pequeñas incidencias de un día cualquiera, con sencillez y veneración. Si acudimos a ellos con fe al comenzar nuestro diálogo habitual con el Señor, experimentaremos enseguida su eficaz ayuda.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: María Mírame

DIA 15


Las oraciones vocales. El Santo Rosario

En la oración mental tratamos al Señor de modo personal, entendemos lo que quiere de nosotros, vemos con más profundidad el contenido de la Sagrada Escritura, pues «crece la comprensión de las palabras y de las cosas transmitidas cuando los fieles las contemplan y estudian repasándolas en su corazón» (CONC. VAT. II, Const. Dei Verbum, 8).

Junto a ese «ponderar las cosas en el corazón», la oración vocal es muy grata al Señor, como lo fue sin duda la de la Virgen, pues Ella recitaría sin duda salmos y otras fórmulas contenidas en el Antiguo Testamento, propias del pueblo hebreo (Cfr. F. M. WILLAM, Vida de María, p. 160). Cuando comenzamos el trabajo, al terminarlo, al caminar por la calle, al subir o bajar las escaleras..., se enciende el alma con las oraciones vocales y se convierte nuestra vida, poco a poco, en una continuada oración: el Padrenuestro, el Avemaría, jaculatorias que nos han enseñado o que hemos aprendido al leer y meditar el Santo Evangelio, expresiones con que muchos personajes pedían al Señor la curación, el perdón o su misericordia, y otras que inventó nuestro amor. Algunas las aprendimos de niños: «son frases ardientes y sencillas, enderezadas a Dios y a su Madre, que es Madre nuestra. Todavía -recordaba el Venerable Siervo de Dios Josemaría Escrivá de Balaguer-, por las mañanas y por las tardes, no un día, habitualmente, renuevo aquel ofrecimiento que me enseñaron mis padres: «oh Señora mía, oh Madre mía!, yo me ofrezco enteramente a Vos. Y, en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón... ¿No es esto -de alguna manera- un principio de contemplación, demostración evidente de confiado abandono?» (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 296).

El Bendita sea tu pureza, el Acordaos..., encierran para muchos cristianos el recuerdo y el candor de la primera vez que los rezaron. No dejemos que se pierdan esas bellísimas oraciones; cumplamos el deber de enseñarlas a otros. De modo muy particular podemos cuidar el Santo Rosario en estos días de la Novena, la oración tantas veces recomendada en la Iglesia,

Se encontraba el Papa Pío IX en su lecho de muerte, y uno de los prelados que le asistían le preguntó qué era lo que en aquella hora suprema pensaba, y el Papa contestó: «Mira: estoy contemplando dulcemente los quince misterios que adornan las paredes de esta sala, que son otros tantos cuadros de consuelo. «Si vieses cómo me animan! Contemplando los misterios de gozo, no me acuerdo de mis dolores; pensando en los de la cruz, me siento confortado en gran manera, pues veo que no voy solo en el camino del dolor, sino que delante de mí va Jesús; y cuando considero los de gloria, siento gran alegría, y me parece que todas mis penas se convierten en resplandores de gloria. ¡Cómo me consuela el rosario en este lecho de muerte!». Y dirigiéndose después a los que le rodeaban, dijo: «Es el rosario un evangelio compendiado y dará a los que lo rezan los ríos de paz de que nos habla la Escritura; es la devoción más hermosa, más rica en gracias y gratísima al corazón de María. Sea éste, hijos míos -decía a quienes le rodeaban-, mi testamento para que os acordéis de mí en la tierra» (Cfr. H. MARIN, Doctrina Pontificia. IV: Documentos marianos, BAC, Madrid 1954, n. 322).

Hagamos en este día el propósito de cuidar mejor nuestro rato de meditación diaria y las oraciones vocales, especialmente el Santo Rosario, con el que alcanzaremos tantas gracias para nosotros y para aquellos que queremos acercar al Señor.
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)

canción para hoy: Ave María

DIA 16

Jesús nos dio a su Madre como Madre nuestra

La Virgen se convirtió en Madre de todos los hombres en el momento en que consintió libremente en ser Madre de Jesús, el primogénito entre muchos hermanos. Esta maternidad de María sobre nosotros es superior a la maternidad natural humana (Cfr. R. GARRIGOU-LAGRANGE, La Madre del Salvador, p. 219), pues al dar a luz corporalmente a Cristo Cabeza del Cuerpo Místico, que es la Iglesia, engendró espiritualmente a todos sus miembros, a todos nosotros, y Cristo es la fuente de toda vida espiritual: «habiendo llevado en su seno al Viviente -afirma el Concilio Vaticano II-, María es Madre de todos los hombres, en especial de los fieles» (CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, 53).

Cuando su Hijo, Jesús, fue clavado en la Cruz, estaban junto a Él María, su Madre, San Juan, el discípulo amado, y algunas santas mujeres. El Señor dirigió entonces a su Madre esas palabras que tanta trascendencia han tenido y tendrán en la vida personal de cada hombre, de cada uno de nosotros: Mujer -dice a la Virgen-, he ahí a tu hijo; luego dice al discípulo: ahí tienes a tu Madre (Jn 19, 27).

Impresiona ver a Cristo olvidado de sí: de sus sufrimientos, de su soledad. Conmueve el inmenso amor a su Madre: no quiere que se quede sola; ve el dolor de María y lo asume dentro de su Corazón para ofrecerlo también al Padre por la redención de los hombres. Conmueve el gesto de Jesús para con todos los hombres, buenos y malos, incluso encallecidos por el pecado, representados en Juan. Nos da a su Madre como Madre nuestra. Jesús nos mira a cada uno, y nos dice: Ahí tienes a tu Madre, trátala bien, acude a Ella, aprovecha este don inefable.

En aquellos momentos, cuando Jesús consumaba su obra redentora, María se unió íntimamente a su sacrificio por una cooperación más directa y más profunda en nuestra salvación. La maternidad espiritual de la Virgen Santísima fue confirmada por Cristo mismo desde la Cruz (JUAN PABLO II, Enc. Redemptoris missio, 7-XII-1990, n. 23).

Ahí tienes a tu Hijo. «Ésta fue la segunda Natividad. María había dado a luz en la gruta de Belén a su Hijo primogénito sin dolor alguno; ahora da a luz a su segundo hijo, Juan, entre los dolores de la Cruz. En este momento padece María los dolores del parto, no sólo por Juan, su segundo hijo, sino por los millones de otros hijos suyos que la llamarán Madre a lo largo de los tiempos. Ahora comprendemos por qué el Evangelista llamó a Cristo su hijo primogénito, no porque tuviera más hijos de su carne, sino porque había de engendrar muchos otros con la sangre de su corazón» (F. J. SHEEN, Desde la Cruz, Subirana, Barcelona 1965, p. 18); con un dolor redentor, lleno de frutos, pues estaba unido al sacrificio de su Hijo. Comprendemos bien que la maternidad de María sobre nosotros, siendo de un orden distinto, es superior a la maternidad de las madres en la tierra, pues Ella nos engendra a una vida sobrenatural y eterna.

Ahí tienes a tu hijo. Estas palabras produjeron un aumento de caridad, de amor materno por nosotros, en el alma de la Virgen; en el corazón de Juan, un amor filial profundo y lleno de respeto por la Madre de Dios. Éste es el fundamento de una honda devoción a la Virgen.

Podríamos preguntarnos en este día el lugar que ocupa la Virgen en nuestra vida. ¿La hemos sabido acoger como Juan? ¿La dejamos con frecuencia sola? ¿La llamamos muchas veces Madre, Madre mía...? ¿La tratamos bien?
(lectura tomada de: http://www.mariologia.org/devocionesnovenasalainmaculada01.htmNovena a la Inmaculada del Padre Francisco Fernández Carvajal)


canción para hoy: Salve Regina